243 días en el Paraíso:
Diario de un vendedor

VENTAS

Este es un extracto del diario personal de Benancio Rodriguez, gestor administrativo en una gran compañía y que en palabras suyas, dio el gran salto al departamento comercial de su empresa.

Disculpad el lenguaje utilizado, pero he transcrito literalmente lo que él escribió en su diario.

 

02 de Enero

Hoy he empezado a trabajar en el departamento comercial. ¡Qué bien voy a estar aquí!.

Ya me imagino de “Chachara” todo el día con colegas y clientes. Por fin dejaré de pasar el día sin levantar cabeza, solucionando una interminable pila de expedientes.

Estoy impaciente por realizar mi primera reunión, va a estar chupado eso de vender, porque en definitiva se trata únicamente de hablar, ¿no?.

¡Esto sí que es vida!.

 

11 de Febrero

Sin duda el trabajo de comercial es un chollo. Paseo por las calles a horas que mis antiguos compañeros de departamento, están sin levantar la cabeza de su mesa.

Esta mañana tuve mi primera reunión con el jefe de compras de una empresa cliente. ¡Que magnifico profesional!. Como conoce el producto y su precio a la perfección. Da gusto hablar con alguién así de formado e informado.

¡Ser comercial es como vivir en el paraíso!. 

Y pensar que sufrí tantos años en ese infierno, que es el departamento de gestión.

 

15 de Marzo.-

Ayer cerré mi primera operación. Qué alegría me dio y que satisfecho parecía también el cliente. Indudablemente él estaba esperando a alguien como yo,  para que solventase por fin sus necesidades.

Regresé a la oficina, para entregar a mis antiguos compañeros los datos de la operación.

Después me fui con todo el equipo comercial, a celebrarlo con una buena comida.

¡Qué maravilloso es trabajar como comercial!. 

La competencia fue a hablar con mi cliente por la tarde y este me llamó, para hacer un pequeño ajuste en las condiciones.

Pero lo resolví rápidamente y lleve el acuerdo definitivo a mi empresa para que lo gestionaran.

¡Qué feliz soy!.

 

 

12 de Abril.-

Ayer volví a visitar a mi cliente. Cuando terminé de comentar con él  los ajustes que me había pedido, volvió a visitarles la competencia.

Tuve que quedarme hasta las 11 de la noche en la oficina, para adecuar nuevamente la propuesta.

Estoy un poco cansado de tener que rehacer mi oferta, cada vez que alguien de la competencia, se acerca a visitar al cliente. 

Hoy he llamado a mis antiguos compañeros y se iban al gimnasio que han montado en la 4ª planta de nuestro edificio.

01 de Mayo.- 

¡Feliz día del trabajador!. No consigo cerrar el puto contrato.

Al igual que estuve jodido durante la Semana Santa, hoy vuelvo a trabajar en casa para acabar la 12ª versión de la oferta.

Hablo más con el cliente que con mi mujer. Mi familia ya me ha dicho que como vuelva a mirar los emails o a recibir una llamada a las 11 de la noche, me tiran de casa.

Creo que los cabrones de la competencia me vigilan y en cuanto entrego la nueva oferta al cliente, vienen y me joden el trabajo.

Me cago en la competencia y en la poca seriedad de este cliente.

03 de Junio.-

El gilipollas del Telediario se ha vuelto a equivocar. En vez de 32 grados, hoy hemos llegado a los 40.

Soy el único anormal que lleva traje por la calle y me sudan partes del cuerpo que no sabía que podían hacerlo.

Estoy cansado y me siento solo. 

Hoy he vuelto a llamar a mis antiguos compañeros y los muy cabrones no han querido hablar conmigo. Dicen que estaban a punto de meterse en el jacuzzi del gimnasio al que van todos los días.

Y yo aquí como un pollo asado, vestido de romano y esperando ya 2 horas a que me atienda el cliente.

25 de Junio.- 

Esta mañana he cerrado una operación con otro cliente. Me he tenido que levantar a las 5 de la mañana, para estar a primera hora en su oficina, porque está a 400 kms de mi casa.

En la reunión ha estado otra vez un cabrito de compras y al final me ha hecho cerrar la operación al coste. Me cago en estos tíos, la broma me va a costar quedarme sin los incentivos de todo el semestre.

Estoy convencido que Dios puso en las empresas a los de compras, sólo para joderme.

 

08 de Julio.- 

Ayer me despisté y me clavaron una multa de 1000 € por “volar bajo” con el coche.

Iba a la reunión que me adelantó un cliente, porque según él, tenía que irse de fin de semana y si no, luego cogía mucho tráfico.

A media mañana volvió a pasar el cabrón de la competencia y tengo jodido todo el fin de semana recalculando mi propuesta. 

¡Quiero volver a tener vida!. Me da igual que me pongan a archivar todo el día, por lo menos estaré fresquito.

28 de Julio.- 

Ya ha firmado mi nuevo cliente el contrato.

Me han llamado de mi administración. Han dicho que no sólo me voy a quedar sin incentivos, que no cuente tampoco con la paga doble de Julio. Alegan que nuestros costes de empresa han subido y puede que hasta perdamos dinero.

 Me cago en las ventas, los de compras y los gestores que no paran de subir el coste del servicio.

¿Y ahora como le explico yo a mi familia, que estas vacaciones las vamos a pasar a dos velas?.

01 de Septiembre.-

Hoy por fin cerré con la Dirección mi regreso al departamento de gestión. 

Le he colocado mi puesto a un pipiolo que acaba de entrar con 3 Masters del universo. La verdad es que ¿a quién se le ocurre meterse en este puto  y solitario departamento con jornadas sin fin?.

Mañana vuelvo a mi antiguo puesto de gestor. No veo la hora de disfrutar de esa montaña de papeles, con los que no tienes que hablar.

En cuanto llegue me apunto al gimnasio de la 4ª y me pego una buena sesión en el jacuzzi.

¡Eso sí que es vida!.

 

Y es que aunque ciertos trabajos, tengan un halo de “chollo”, toda labor requiere de esfuerzo y sacrificio.

“Haz que se valore tu trabajo. Pero más importante aún, valora el aporte que el resto de tus compañeros realiza.”

¿ Te estás pensando aún si
recibir nuestra Newsletter?

También te podría interesar

Si te gustó el Post. Compártelo.

Pin It on Pinterest

Comparte este Post

Si te gusta lo que lees, comparte esta página en tus redes sociales.

Compartir NO es casarse.

Si te gusta lo que lees, Compártelo.